Lavamos sacos de dormir y plumíferos

Utilizamos jabones especiales para pluma y después de un secado a sombra sin la luz directa del sol, les damos un tratamiento espècial para que desaparezcan las bolas que quedan después del lavado y se terminen de soltar bien las fibras de la pluma.

Contra la creencia popular de que la pluma no se debe de lavar, nosotros queremos informar a la gente de que esto es falso.

Si vienes a nuestra tienda podemos enseñarte dos botes con pluma. El primero tiene 5 gramos de una pluma limpia y el segundo tiene 20 gramos de una pluma que llevaba 10 años sin lavarse. El volumen que ocupa la pluma del primer bote es unas 6 veces más que la pluma del segundo bote. La pluma es un elemento natural que va recogiendo el sudor y el polvo y por lo tanto se va apelmazando (por no hablar del olor). Después de unos años sin probar el agua, el saco parece como que no "hincha". Hemos conseguido recuperar sacos que aparecían acabados con un simple lavado.

A nuestro taller llegan sacos solicitando un relleno, que con un lavado vuelven a quedar como el primer día.

Recomendamos " no lavar " nunca un saco en seco...

"Está claro que no todos los sacos y no todas las chaquetas de plumas se pueden lavar, en Plumas las Cruces nos reservamos el derecho de admitir para lavar aquellas prendas que bien por su antigüedad, estado de conservación e incluso estado de suciedad no nos garanticen que podamos ofrecerte un resultado final adecuado."